Vehículo

En muchos casos las familias disponen de vehículos en el momento en que deciden mudarse desde su país de origen a EEUU o viceversa y se plantean la posibilidad de incluirlo en la mudanza.

Para empezar, y en cuanto al tipo de transporte, se recomienda utilizar contenedores, ya que el servicio ro/ro (es decir, que el coche va suelto en el barco) puede suponer que el vehículo reciba más daños, además del hecho de que el propietario del vehículo normalmente tiene que conducirlo hasta el puerto de salida y recogerlo en el de llegada. En el caso de España son muy pocas compañías navieras las que transportan coches (carros en latino-america) sin contenedor, lo que a veces obliga a tener que desembarcar los vehículos en puertos poco convenientes para la persona que se traslada. A su favor, el servicio ro/ro resulta muchas veces más económico que el traslado en contenedor.

En cambio, usando el contenedor, la empresa de mudanzas puede entregar el coche en la puerta de la casa del cliente sin tenerlo que conducir.
A la hora de cargar el coche o moto en un contenedor se utilizan rampas y una vez en el interior debe desconectarse la batería, rebajar el nivel de gasolina al mínimo para poderlo bajar del contenedor, frenarlo y ponerle topes en las ruedas para que no se deslice por el contenedor durante el viaje. Vale la pena fijarse que el personal encargado de la mudanza efectúe todas estas operaciones para evitar disgustos a la llegada del contenedor a destino.

Igualmente, es recomendable tomar nota de los daños que tiene el coche en origen, si los tiene, y tomar fotografías de arañazos, golpes, etc. para que pueda compararse cuál era el estado del coche en origen y en destino ante la empresa de mudanzas y especialmente ante la compaña aseguradora de la mudanza.

Documentación y trámites

(El siguiente ejemplo está basado en España, aunque podría aplicar con sus equilvalencias oportunas a otros países)

Desde país de origen a EEUU
Cuando alguien decide llevarse el vehículo consigo en su mudanza a los Estados Unidos debe presentar ante la aduana española todos los documentos propios del vehículo así como los de la persona a nombre de quien va a realizarse la exportación. Una vez en estados Unidos, junto con los documentos de la importación de efectos personales habrá que presentar también los documentos del vehículo y una vez despachado dirigirnos al departamento de Trafico para que se nos indique los trámites a seguir para el cambio de matrículas y otras adaptaciones en los casos que sean necesarias (depende de cada vehículo).

Desde EEUU hacia país de origen
La vuelta de un coche a España desde Estados Unidos, o simplemente la importación a España de un vehículo comprado en Estados Unidos está sujeta a unas condiciones diferentes de las anteriores. Para poder reimportar un coche español o importar un coche americano a España este debe llevar más de un año fuera de España o bien tener una antigüedad de mínimo un año. En caso contrario, a la entrada a España deberá pagar impuestos, es decir, 16% IVA.

Dicho esto, es necesario saber que para importar un vehículo a España, la aduana pide la presentación junto con todos los documentos del vehículo y del importador, dos calcas del número de chasis. Es decir, que con papel del llamado cebolla se pase un lápiz por encima del número de bastidor para que este aparezca reflejado en el papel. Para poder realizar esta calca el número debe de estar gravado –no impreso- sobre el vehículo.

Precisamente uno de los principales problemas que los interesados en mudar vehículos se encuentran al llegar a los puertos españoles es que los coches y motos americanas no llevan ese número taladrado, sino simplemente impreso.
Ante esta situación, se sugiere intentar encontrar un mecánico en origen que taladre el numero en aquellos coches que no lo tienen en relieve para poder sacar las calcas antes de que el vehículo de cargue en el contenedor y en el buque.

Los casos en que el coche se envía a España sin haber sacado las calcas y sin haber taladrado el número se convierten en importaciones con un coste mucho más elevado de lo necesario ya que se requiere, entonces, abrir el contenedor en el puerto, descargar el coche, encontrar un mecánico que taladre el número para sacar las calcas y poder iniciar entonces el despacho de aduanas. Estos trámites pueden estar entre los 300 y los 500 Euros a sumar a los gastos de destino que cualquier envío supone.

Los coches que tienen el número taladrado y de los que se presentan las calcas junto con toda la documentación salen despachados sin ningún problema y sólo se requiere esperar una semana aproximadamente para recibir el documento A13 con el que el propietario puede dirigirse a Tráfico y a la ITV para formalizar la nueva matriculación y adaptación del vehículo para poder rodar en España legalmente. Los vehículos que presentan a Tráfico la documentación antes de un mes desde su llegada, además, se ahorran el pago del impuesto de circulación.

En todos los casos, el vehículo debe estar cubierto por una póliza de seguro en todo momento.

Guarda este artículo en tu Facebook o Twitter
Pin It

Dejar un comentario

Si te ha parecido útil este artículo, dale a Me Gusta ¡Gracias!