La excusa de Woody Allen tiene sonido de Jazz

Escrito por vivenuevayork. Archivado en Blog, Personajes de Nueva York

No hay prácticamente nadie en el mundo que no haya visto una película de Woody Allen alguna vez en su vida. Sin embargo, son muy pocos los que pueden decir que conozcan de cerca su faceta de músico de jazz. Y lo más curioso de todo, es que ya tocaba el clarinete con 15 años, cuando ni siquiera había comenzado su periplo en el cine.

Hijo de una contable de un delicatessen y de un grabador de joyas, este neoyorquino nacido en Brooklyn, el 1 de diciembre de 1935, bajo el nombre de Allan Konigsberg, comenzó su andadura artística siendo solamente un adolescente durante su primer año de estudios en el Midwood High School. Con tan solo 17 años, escribía gags para el columnista del New York Post, Earl Wilson; y pocos años después, fue contratado en prácticas por la cadena de televisión NBC, contribuyendo con su material a muchos programas de la época.

Pero fue en los años 60 cuando Woody Allen (que cambió su nombre en honor a su ídolo, el clarinetista, Woody Herman) comenzó a actuar como cómico en el conocido local, Blue Angel, y en famosos programas de televisión de la talla de Ed Sullivan Show y Tonight Show. Con 31 años, estrenó la obra Don’t Drink the Water en Broadway (1966), y su éxito fue tal, que estuvo 18 meses en cartelera. Justo un año antes, en 1965, escribió el guión de la película What’s New Pussycat? (¿Qué hay de nuevo, Pussycat?), en la que él mismo interpretó un papel junto a Peter Sellers, Peter O’Toole y Romy Schneider.

Su primera película como director fue Take the Money and Run (Coge el dinero y corre) en 1969, a la que le han seguido nada menos que otras 45 a fecha de hoy, y numerosos premios y nominaciones a los Oscars.

Amante incondicional de Nueva York, la ciudad de los rascacielos ha sido uno de los principales protagonistas de sus películas, en las que ha explorado en profundidad temas tan recurrentes como el romance, el sexo, la traición, la muerte, la fama, la fantasía, el arte y la psicología. Todo este trabajo lo ha llevado a cabo sin dejar nunca de lado su otra gran pasión, el jazz, hasta el punto de que, en más de una ocasión, ha justificado su ausencia en los Oscars con algún compromiso que ya tenía cerrado para tocar con su banda, The Eddy Davis New Orleans Jazz Band. Excusa o no, lo cierto es que Woody Allen prefiere la compañía de su clarinete.

Para aquellos de vosotros interesados en asistir a uno de los conciertos de este prolífico músico, escritor, actor y director, podéis verlo todos los lunes a las 8.45 PM en el Café Carlyle (Hotel Carlyle), donde la banda toca periodicamente durante largas temporadas del año. Los precios varían entre los $110 – $165, y además de pagar este precio por el concierto, también es obligatorio cenar. La ocasión sale cara, sí, pero para algunos bien merece la pena.

Para consultar las fechas de las actuaciones, os recomendamos visitar el link del Café Carlyle http://www.thecarlyle.com/entertainment.cfm. Las reservas deben hacerse por teléfono en el 212-744-1600.

Hotel Carlyle: 35 E. 76th St. (Madison Avenue). www.thecarlyle.com

Guarda este artículo en tu Facebook o Twitter
Pin It

Trackback de tu sitio web.