Historia del taxi amarillo

Escrito por vivenuevayork. Archivado en Blog, Clásicos de Nueva York

Es uno de los iconos más representativos de Nueva York. The New York Taxicab, como es comúnmente conocido, ha contribuido tanto a la historia de la ciudad como cualquiera de sus monumentos. Lo hemos visto en multitud de películas, es protagonista de la famosa serie Taxicab Confessions, y se encuentra entre los souvenirs más comprado por los turistas, pero… ¿sabéis algo de su historia?

Aunque los primeros taxis neoyorquinos se remontan a 1899 – antes de esta fecha el transporte más usado eran los coches de caballos -, fue Harry N. Allen, un empresario neoyorquino, quien en 1907 importó la primera flota importante de coches desde Francia. Con 65 unidades puso en marcha la compañía The New York Taxi Cab Company. Allen ordenó pintar los coches de amarillo e instalar un taxímetro, algo inexistente en los taxis de la ciudad hasta entonces.

Con el paso de los años fueron proliferando más compañías de taxis en la ciudad y grandes compañías automovilísticas como General Motors y Ford comenzaron a operar sus propias flotas. Sin embargo, fue The Checker Motors Corporation, la que durante mucho tiempo proveyó el modelo que fue imagen indiscutible del taxi amarillo y negro de la ciudad, el Checker Yellow Cab.

La corrupción, la inseguridad, la suciedad y la ausencia de seguros fue la norma a seguir por la gran mayoría de los 16.000 taxis que ya existían en las calles de Nueva York; hasta que en 1923 el departamento de policía tomó control de la concesión de licencias con el fin de evitar que los delincuentes siguiesen usando los taxis para el contrabando y los robos.

Con la llegada de la Gran Depresión el número de taxista aumentó exponencialmente. Las huelgas se sucedieron continuamente, las caídas de sueldos se dispararon, y la corrupción y el crimen organizado tomaron control de las calles de Nueva York. El Haas Act, aprobado en 1937 por el alcalde Fiorello H. La Guardia, estableció el sistema actual de medallions (licencias oficiales para operar un taxi) a un precio de $10 cada una. Hoy día, el número existente de medallions es de 13.000 y su precio puede llegar a los $250.000.

A pesar de las medidas adoptadas, el panorama fue igual de desolador durante las siguientes décadas. A finales de los años 60 se comenzaron a instalar los paneles antibalas debido al gran número de robos, y los taxis ilegales – llamados gypsy cabs - proliferaron debido a la negativa de los taxistas con licencia a ir a barrios peligrosos. En 1967 la ciudad ordenó pintar todos los taxis oficiales de amarillo y negro para que pudiesen verse a distancia, y para diferenciarlos de los taxis ilegales.

El sedán Ford Crown Victoria, que durante años ha sido el modelo más usado como taxi en Nueva York, pasará a la historia en breve. El año pasado, el alcalde Michael Bloomberg anunció el ganador del Taxi of Tomorrow:el modelo NV200 de Nissan comenzará a tomar las calles de Nueva York progresivamente hasta que en 2018 haya reemplazado totalmente a los 13.000 taxis neoyorquinos que operan en la actualidad. A un precio de $29,700, los nuevos taxis contarán con un sistema de airbags más seguro, un motor con consumo eficiente de combustible, un sistema de luz interior mejorado, techo transparente, tomas de USB para cargar móviles y ipads, y tapicerías con tratamiento antibacterias para reducir los malos olores. Una nueva flota más moderna y eficiente para la ciudad con más taxis de Norteamérica.

Guarda este artículo en tu Facebook o Twitter
Pin It

Trackback de tu sitio web.