Descubriendo The New York Public Library

Escrito por vivenuevayork. Archivado en Arquitectura, Blog

La New York Public Library celebró su centenario el pasado lunes, 23 de mayo, con diversas actividades durante el fin de semana y una exposición especial que se prolongará hasta finales de año, en la cual será posible ver artículos exclusivos pertenecientes a su vasta colección. Hoy hacemos un recorrido por su historia y os contamos detalles de este bonito edificio que es uno de los preferidos tanto por los neoyorquinos como por los turistas.

A finales del S. XIX, Nueva York aún no contaba con una biblioteca pública a pesar de haber sobrepasado en población a París, y de estar muy cerca de la de Londres. Muchos de sus notables ciudadanos veían que era necesario disponer de una gran biblioteca si la ciudad quería convertirse en un gran centro cultural. Entre estos hombres destacó la figura del gobernador Samuel J. Tilden (1814-1886), que donó a su muerte una fortuna valorada en $2,4 millones para la fundación de la biblioteca. Su abogado y albacea, John Bigelow, trazó un plan para que las dos bibliotecas principales ya existentes en la ciudad, la Biblioteca Astor (fundada por John Jacob Astor, el hombre más rico de América) y la Biblioteca Lenox (fundada por James Lenox, bibliófilo y filántropo) se unieran al deseo de Tilden formando una única biblioteca, The New York Public Library, Astor, Lenox and Tilden Foundations. En 1892 se firmó el acuerdo.

Las obras comenzaron en 1902 sobre el lugar donde anteriormente se ubicaba el Croton Reservoir, un embalse que proveía de agua potable a la ciudad. Los arquitectos encargados de su diseño fueron los entonces no demasiado conocidos, Carrère and Hastings, que presentaron un bonito edificio de diseño Beaux Arts, muy de moda por entonces, que se convertiría en el edificio de mármol más grande del país. Su elevado coste de $9 millones está justificado si se tiene en cuenta que es una de las mayores instituciones culturales del mundo a la altura de la British Library en Londres, The Library of Congress en Washington, y La Bibliothèque Nationale de París.

Su edificio principal, situado en la calle 42 con la Quinta Avenida, alberga las colecciones de Humanidades y Ciencias Sociales, así como una colección de artículos infantiles entre los que se encuentra el original del oso Winnie-the-Poo. El imponente edificio fue inaugurado el 23 de mayo de 1911 y durante su primer día recibió la visita de 50.000 personas. Los libros fueron transportados a la biblioteca en carros tirados por caballos.

Entre sus artículos más preciados se encuentra el primer ejemplar adquirido por América de la Biblia original de Gutenberg, una copia del manuscrito de la Declaración de la Independencia de Thomas Jefferson y una carta de Colón fechada en 1493 anunciando el descubrimiento de América.

Son famosos en el mundo entero los dos leones guardianes de su fachada, realizados por el escultor Edward Clarke Potter en mármol de Tennessee. En los años 30, en plena Gran Depresión, el alcalde Fiorello LaGuardia los llamó Paciencia y Fortaleza, las dos virtudes que según él necesitarían los neoyorquinos para superar la recesión económica que atravesaba el país.

Entre los diversos servicios ofrecidos por su personal, cuenta con un chat online operativo las 24 horas del día todos los días del año en el cual los usuarios reciben respuesta a todas sus preguntas. La biblioteca, cuya visita y uso son gratuitos para todo el mundo, ofrece tours de una hora a las 11 AM y 2 PM de lunes a sábado, y a las 2 PM los domingos (excepto en julio y agosto).

La biblioteca en números:

  • Recibe 13 millones de visitas anuales.
  • Su vasta colección se amplía con 10.000 piezas por semana en docenas de lenguas.
  • Tiene 87 sucursales repartidas entre Manhattan, Bronx y Staten Island, y una colección de 6,6 millones de libros y otros artículos bibliográficos.
  • Su extensa colección de libros se asienta sobre 201 km de estanterías. 59 de estos kilómetros se encuentran bajo Bryant Park.
  • En 2008 el edificio fue renombrado The Stephen A. Schwarzman Building en honor al inversor bursátil americano, miembro del Consejo de Administración de la biblioteca, tras hacer una donación histórica de $100 millones para su expansión.
  • La biblioteca ha llevado a cabo una restauración de su fachada, que ha durado tres años (ha finalizado en 2011) y ha tenido un coste de $50 millones.
  • Sus cuatro centros principales proveen a los usuarios con casi 40 millones de artículos.

Guarda este artículo en tu Facebook o Twitter
Pin It

Trackback de tu sitio web.