Crear una empresa en Nueva York

Para empezar debemos comentar que abrir un negocio o compañía es mucho más sencillo, directo y barato en EEUU que en el resto de países de habla hispana. EEUU está diseñado para los negocios, por lo tanto, los trámites burocráticos están muy agilizados y la constitución de una compañía puede suponer en algunos casos unos pocos cientos de dólares y varios días. Dependiendo de la complejidad de la compañía es posible que podáis desde crearla vosotros mismos o contar con ayuda y asesoramiento legal. Esto es algo que iréis descubriendo a medida que leáis este artículo.

Inversión

Si planeáis invertir o iniciar un negocio con sede en Nueva York, debéis de conocer los distintos tipos de entidades jurídicas que existen en este estado. Cada uno de estas entidades presenta tanto beneficios como desventajas, por lo tanto es necesario seleccionar el tipo de entidad a utilizar cuidadosamente. Aunque no penséis actuar como persona jurídica en los Estados Unidos, es factible que terminéis negociando con alguna entidad comercial estadounidense. Vuestros derechos como acreedor de una empresa americana dependen en cierto modo de la naturaleza de ésta. Además, si en alguna oportunidad necesitaís entablar una demanda en los Estados Unidos contra una empresa americana, encontraréis que el tribunal donde habéis de presentar la demanda y los mecanismos para iniciar un juicio en contra de los demandados, pueden estar regidos, en parte, por el tipo de entidad implicada.

Guía de creación

A continuación os presentamos una guiá para la creación de empresas que esperamos sea de ayuda:
GUIA PARA LA CREACION DE EMPRESAS EN NY >>>

NOTA PARA PERSONAS CON VISA
Mencionar que aquellos que no tenéis ciudadanía o green card, debéis de revísar la viabilidad de poder abrir una compañía y a la vez trabajar para ella. Por norma general, teniendo un visado H1B por ejemplo, no se os permite dirigir y/o trabajar para vuestra propia compañía, por lo que deberéis de tener a una persona residente o ciudadano que haga todo el trabajo. Para que os hagáis una idea, sería como comprar acciones de Microsoft. Vosotros poseéis un porcentaje, pero no tenéis control sobre la compañía.

Guarda este artículo en tu Facebook o Twitter
Pin It

Dejar un comentario

Si te ha parecido útil este artículo, dale a Me Gusta ¡Gracias!