Catedral St. John the Divine

DSCN5978 copy

Esta majestuosa catedral se alza en la avenida Amsterdam a la altura de la calle 112, en el barrio de Morningside Heights, muy cerca del lugar donde en 1776 se libró la batalla de Harlem Heights en la Guerra de la Independencia, donde las tropas de George Washington fueron derrotadas por los ingleses.

Fue mandada construir por la diócesis episcopal de Nueva York en el año 1892 como “hogar de oración para todas las naciones”, y pretendía rivalizar con las catedrales europeas. Para ello se convocó un concurso y se compraron seis hectáreas de un terreno arbolado en el que se ubicaba un orfanato. Ganó la firma de arquitectos Heins & Lafarge con un diseño románico y bizantino de una catedral de 158 m. y medio de longitud con planta de cruz  coronada por una aguja cónica.

Nada más comenzar la construcción surgieron problemas con los cimientos. El millonario J.P. Morgan donó $500.000 para solventar los problemas surgidos.

Con la muerte del arquitecto inicial en 1907, el proyecto fue retomado por un nuevo arquitecto de Boston, Ralph Admas Cram, que introdujo elementos góticos en el diseño inicial y amplió la longitud de la nave de 158 m. a 183 m. La construcción continuó a pesar de la Gran Depresión y de la Primera Guerra Mundial, pero sufrió un parón de 32 años con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

En 1982, el funambulista Philippe Petit (el mismo que cruzó las torres gemelas) cruzó la Avenida Amsterdam sobre un cable de 46 m. de altura para entregar una pala de plata al obispo, marcando así la inauguración de la nueva fase de construcción de la catedral. Para esta nueva fase, la catedral contrató a mucha gente desempleada del barrio. En la década de 1990, debido a una crisis financiera del país, los trabajos volvieron a interrumpirse.

Actualmente, la catedral sigue inacabada. Solo para construir el coro y los cuatro arcos de la gran cúpula se emplearon 20 años.

El interior está formado por catorce bóvedas que simbolizan las diferentes vocaciones espirituales y terrenales del hombre.

Cada una de las siete capillas del deambulatorio situadas detrás del coro está dedicada a un grupo étnico.

La catedral contiene numerosas obras de arte. Podemos destacar dos tapices de Govelinos que datan del siglo XVII.

También merece la pena echar un vistazo a su exterior, donde se ubican el Jardín Bíblico y la Fuente de la Paz, que ilustra la lucha entre el bien y el mal, encarnados por el Arcángel San Miguel y Satanás. El cangrejo gigante simboliza el mar y los orígenes de la vida, y la doble hélice del pedestal el ADN, cadena del código genético.

También está decorada por 60 figurillas de animales de bronce que proceden de trabajos infantiles convocados mediante concurso.

En 2002, tras los ataques terroristas del 11S, se organizó una exposición para recaudar fondos para su finalización, A Time for Hope (Un tiempo para la esperanza), en la que se expusieron tesoros artísticos religiosos de España. Fue visitada por miles de turistas.

Guarda este artículo en tu Facebook o Twitter
Pin It

Dejar un comentario

Si te ha parecido útil este artículo, dale a Me Gusta ¡Gracias!