Wall Street – Bolsa de Nueva York

NYSE interior

Hoy en día, su visita sigue cerrada al público desde los atentados del 11S, pero hace un par de años nos invitaron al famoso Opening Bell, donde una campana marca el inicio de la jornada, y fue una experiencia inolvidable . Aunque bastante reducido el espacio donde se compran y venden las acciones, debido a que ya está todo informatizado, la sala principal (de las decenas que exisitian anteriormente) está llena de pantallas electrónicas donde se cotizan las acciones de las compañías más grandes del mundo.

Una moneda fuerte, el dólar, una economía próspera y un sistema bancario sólido han hecho de la New York Stock Exchange el primer mercado financiero del mundo. La Bolsa de Nueva York ha sobrevivido a todas las crisis, la más grave de las cuales fue el crack de 1929. De Wall Street parten las innovaciones técnicas y los nuevos productos financieros que llegan a los patios de operaciones desde comienzos del siglo XX. Allí se ha creado una nueva generación de agentes bursátiles.

Haciendo un poco de histora contaremos que sus antecedentes se remontan a 1792 cuando 24 comerciantes y coreedores de Nueva York firman el acuerdo conocido como el “Buttonwood Agreement” en cual establecen reglas para comerciar con acciones.

Pero es en 1817 cuando un grupo de corredores de bolsa se organizaron formando un comite llamado “New York Stock and Exchange Board (NYS&EB) con la finalidad de poder controlar el flujo de acciones que en aquellos tiempos se negociaban libremente y pricipalmente en la acera de Wall Street.

IMG_79031 copy copy

El nombre, New York Stock Exchange (NYSE), y el edificio que conocemos hoy quedan establecidos cuando se inaugura el 22 de abril de 1903 con todo tipo de festividades y se le reconoce rápidamente como una genialidad de la arquitectura. Las seis magestuosas columnas de estilo corintio añaden al edificio el sentimiento de estabilidad y fuerza, y para la mayoría el símbolo del crecimiento y prosperidad de la nación. Tanto que en 1918 después de la Segunda Guerra Mundial se convierte en la principal casa de bolsa del mundo sobrepasando a la de Londres.

El patio, suelo o parquet fue en la época uno de los mas grandes del mundo. Mide 35×50 metros y sus paredes de mármol se alzan 25 metros hasta alcanzar el ornamentado techo que alberga una apertura al cielo de 10 m². El frente del edificio es de cristal, conviertiéndolo en una espectacular ventana de 30 m. de largo x 16 m. de alto.

El edificio fue uno de los primeros del mundo en incorporar aire acondicionado, pues ya dijo R.H. Thomas, presidente del comite de edificios: “Lugar donde la mayoría de nuestros miembros pasarán los años más activos de su vida profesional, es por ello que les pertenece la mejor creación arquitectónica y de ingeniería que se pueda crear”. También destacaremos sus múltiples salas, incluyendo comedores para fumadores y no fumadores, y un hospital para emergencias.

“El crack más desastroso de la historia” crea el pánico en Wall Street. Los bancos evitan el derrumbamiento de la Bolsa. La fecha: viernes 25 de octubre de 1929. La víspera se habían hundido las cotizaciones de las mayores industrias cambiándose más de 12.894.650 títulos. EEUU entraba en la Gran Depresión. Para evitar que se repitiese, el congreso instituyó en 1934 la Security Exchange Commision, que dictó reglas muy estrictas para prevenir fluctuaciones demasiado amplias.

La atmósfera agresiva de los años ochenta generó estratagemas ilegales: aumentaron las OPA hostiles mediante las que se disolvían y saqueaban compañías, y los junk bonds o bonos basura. Algunos genios de las finanzas poco escrupulosos, como M. Milken, amasaron colosales fortunas. En 1990 fue condenado por fraude.

Toro Wall Street

En el escudo de la Bolsa se encuentran cara a cara los dos enemigos: el toro y el oso. De origen estadounidense, esta representación animalista adoptada en todos los centros financieros, ilustra el juego de los especuladores. De las anticipaciones de los osos, que ceden los títulos porque creen en la baja de las cotizaciones, y de los toros, que compran los títulos porque apuestan al alza, resultan los movimientos de la Bolsa. Un amigo nuestro que trabaja en la Bolsa de NY, nos contó que la razón de los dos animales, es por su forma de atacar: el toro levanta su cornamenta, y el oso agarra a la victima hacia abajo.

El toro situado en Bowling Green, cuyo nombre real es The Charging Bull, fue dejado como regalo la noche del 15 de diciembre de 1989 junto al árbol de Navidad de la Bolsa de Nueva York por su creador, el escultor Arturo Di Modica. A pesar de que la NYSE no lo aceptó, fue noticia al día siguiente en muchas publicaciones de todo el mundo, y finalmente la ciudad le encontró el hogar que todos hoy conocemos.

Wall Street Zona

Guarda este artículo en tu Facebook o Twitter
Pin It

Dejar un comentario

Si te ha parecido útil este artículo, dale a Me Gusta ¡Gracias!